Afronautas, Materialidad y Sentido

 

El proyecto Afronautas de Cristina De Middel seleccionada para el prestigioso premio de la Deutsche Borse 2013, ha generado gran interés por los cruces entre realidad y ficción con el que aborda la historia del programa espacial que inicia Zambia en 1964, para ser el primer país africano en enviar un astronauta a la Luna.
El proyecto de Middel, ha sido examinado en detalle por la forma en que logra instalarse exitosamente en un territorio ambiguo que combina elementos narrativos y de documentación. Sin embargo, el proyecto se inserta a la vez en otros cruces que no parecen haber tenido la misma atención, y que abren nuevas preguntas respecto a cómo Middel logra concretar la complejidad y riqueza del relato del proyecto Afronautas. Me refiero al cruce de materialidades de las distintas partes de la exhibición: un pequeño libro de tapa de cartón blando, imágenes a gran formato en distintos tamaños y una aplicación para Ipad. En un contexto de imagen digital, la experiencia material de las imágenes pareciera carecer de sentido, sin embargo es aquí donde el trabajo de Middel nos permite cuestionar si es que existe un rol en la materialidad de las imágenes.

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Alfred Gell (1998), escribe sobre la capacidad de los objetos de ser agentes. Con esto se refiere a que los objetos son capaces de crear acciones o eventos que reflejan una intención anterior. En este sentido, su voluntad es entender los objetos en una cosmología de relaciones en donde se comportan como actores sociales que refieren o indexan las intenciones de sus creadores o de quienes los modifican. En este sentido, me parece pertinente entonces comprender las imágenes fotográficas no como elementos u objetos aislados, sino como elementos materiales que están en constante interacción y diálogo con otros, y que la materialidad que las constituye, median estas relaciones.
Siguiendo las ideas de Elizabeth Edwards (2004), la acción de apreciar una imagen no sucede exclusivamente desde su condición semiótica (lo que se reproduce en la imagen) sino desde la experiencia fenomenológica: aquello que se experimenta al manipular o verse sometido a la presencia de una fotografía ya sea en su condición análoga o digital. Los materiales utilizados generan sentidos y propósitos en la lectura, a través de las relaciones que establecen con su materialidad. En este sentido, muchas veces los discursos teóricos sobre la fotografía, se centran en sus características visuales (aquello que se ve), dejando el medio que la hace visible como un elemento no relevante o transparente. Al no ser la imagen comprendida desde el soporte en que esta se encuentra expresada, se pierden aquellos elementos de análisis que refieren a las agencias que dichos elementos indexan, los cuales tienen profundo impacto sobre la lectura de la imagen al determinar la experiencia corporal de quien observa.

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Ahora bien, ¿de qué manera es productiva esta aproximación si intentamos analizar el proyecto fotográfico de Cristina de Middel? En este sentido, es relevante el análisis de su obra por la particularidad de ser un trabajo que ha sido solucionado en distintos soportes y experiencias de audiencias. A partir de imágenes de archivo y textos encontrados, Middel se apropia de la historia y la recrea. La representación de estos eventos históricos no pretendieron reproducir aquellos aspectos del pasado, sino interpretar y apropiarse de estos generando una nueva narrativa ficcionada que comienza desde un evento real.
El proyecto comienza con un libro, el cual Middel auto-publica y gestiona a principios del 2012, participando de distintos visionados de portafolio. Martin Parr recomienda su libro para el premio Deutsche Borse, uno de los premios más prestigiosos en Europa, desde donde comienza una seguidilla de sucesos que la obliga a repensar el libro en distintos materiales y formatos. El primero de estos eventos es la planificación de una exposición en donde las narrativas que se establecen en el libro son llevadas a la espacialidad de la sala de la galería. Seguidas por la planificación de una aplicación para iPad que problematiza el soporte digital.

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

El libro, de 84 páginas se caracteriza por contener cuatro tipos de imágenes distintas, las cuales fueron impresas en tipos de papeles y formatos distintos. La primera son imágenes de archivo que fueron impresas en blanco y negro a doble página. La segunda son imágenes digitales a color de formato cuadradas creadas por Middel, que hacen guiños formales a las imágenes polaroid. La tercera son dibujos realizados también por ella, que fueron impresos en papel translúcido y finalmente, los documentos que están a doble formato con un pliegue que solo permite verlos una vez que son desplegados. El libro, de formato aproximado media carta y tapa de cartón blando, genera intimidad y un espacio de apreciación que por un lado propicia el diálogo entre los distintos formatos, pero al mismo tiempo genera distinciones que permiten al espectador entenderlo desde sus diferencias.
En este sentido y siguiendo la perspectiva que postula Edwards en relación a las propiedades de los materiales, podríamos decir que el libro, como objeto nos permite a nosotros como audiencia entender no sólo los elementos simbólicos que se representan en él, sino también la agencia de Middel al confeccionar el libro y de todos aquellos otros objetos (imágenes) que se encuentran re-apropiadas, dislocadas y reproducidas materialmente en el libro. Con esto, ella crea un nuevo sentido que no es sólo la materialización de sus intenciones, sino también de quienes vinieron antes de ella.

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

En el caso de la muestra, Middel logra generar una dinámica que no intenta traducir aquello que está en el libro, sino problematizar el espacio galerístico desde la contemplación de la imagen a escala y en contexto. En este sentido, cada tipo de imagen es impresa y dispuesta en distintos formatos. Los textos y dibujos los imprime en papel hilado y se adhieren directo a la pared dejando sus fotografías implacablemente impresas en contrapunto con sus marcos blancos de puntas ovaladas; lo cual, genera una disposición y lectura que permite ver las imágenes yuxtapuestas y comprender relaciones entre los distintos tipos de inscripciones que no se dan en el libro. De esta manera, al disponer las imágenes en la galería el imaginario que presenta genera relaciones formales que pareciera acrecientan las tensiones entre la capacidad indexical de la imagen fotográfica, y aquella ficción que recrea en la cosmología de imágenes que presenta Middel. En este sentido, la imagen impresa a gran escala, dispuesta en el muro de la galería, ya no solo refiere a la agencia de quienes crearon las imágenes, sino al mismo tiempo se inscribe en las relaciones que ha establecido históricamente la obra de arte con las instituciones que la presentan.

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Cristina De Middel, Afronautas, 2012

Finalmente en el caso de la imagen digital, Middel no pretende dejar nada al azar y crea una aplicación para Ipad, en donde la materialidad de la imagen es controlada por el dispositivo que permite representarla. No existe la incertidumbre de formatos que genera la imagen digital en la web, en la cual será apreciada en relación a la disponibilidad tecnológica que provea el usuario y que puede variar de pantalla a pantalla. Al generar una aplicación que sólo puede ser visualizada en una cierta clase de dispositivos, lo que hace es controlar como se aprecia y experimenta su historia. En esto, lo que Middel realiza es una problematización del soporte en cuanto a la relación imagen-usuario que pretende ser interactiva y que se inscribe en los distintos problemas que este tipo de relaciones establece.

Las aproximaciones materiales que realiza Middel no intentan generar traducciones productivas, sino que a partir de una temática/problema común generar distintas lecturas, apreciaciones y experiencias de un mismo punto de partida. Con esto, el trabajo de Middel nos permite comprender la profundidad y relevancia en la compresión de la imagen no como elementos aislados, sino como objetos materiales que se insertan en una serie de relaciones y problemas que anteceden. En este sentido, se hace urgente preguntarse en relación a las discusiones que se levantan en el contexto post-fotográfico, si es relevante hablar ¿de la ‘inmaterialidad de la imagen’ en el contexto digital? ¿ Será que las fotos digitales no tienen materia? o es más bien ¿que su ubicuidad pareciera invisibilizar el soporte?

Link del proyecto: http://thisbookistrue.wordpress.com/the-images-2/