Opción Autogestión: una revisión a la tendencia de los colectivos fotográficos en Chile. (P I)

1.
El tema de los colectivos fotográficos se mueve en Chile. Cada cierto tiempo surgen en escena, colectivos configurados la mayoría por fotógrafos muy jóvenes, o con un perfil que los identifica como emergentes. Paralelamente, las actividades en torno al tema de los colectivos se han venido intensificando, de tal modo que en el plano formativo ya se han realizado numerosos talleres y residencias específicas; encuentros en que el tema central es un compendio de estrategias de circulación, gestión, producción. Estas circunstancias, pueden obedecer acaso a una fenomenología específica: moda, crisis, motivaciones particulares, tácticas de inserción, fomento de la fotografía chilena; el asunto es que nada está tan claro. Las respuestas podrían marcarse como en un encasillado: todas, una o ninguna.

The Hackney Flashers

The Hackney Flasher, Who’s Holding the Baby, 1978.

2.
La historia de los colectivos en el mundo artístico no es nueva, sobre todo desde los años 70, época que fue trascendental para el desplazamiento del arte hacia un espacio mucho más crítico y político; y que justamente puso en tensión la misma institucionalidad del arte. Es así que la extensión de las políticas neoliberales norteamericanas en Latinoamérica , la guerra de Vietman, la segregación, las problemáticas de género (por citar algunos ejemplos), fomentaron un arte más colaborativo y activista, Desde lo fotográfico, varios grupos marcaron un fuerte punto de desviación en la utilización radical de las imágenes; con una estética de registro al que sumaron diseño, textos y recortes publicitarios. Uno de estos es el grupo feminista, Las Hackney Flashers (U.K. 1974), o el grupo Docklands Community Poster Project (U.K. 1981-1991), con proyectos sociales centrados en barrios locales de Londres. En la historia reciente de colectivos en nuestra región, podríamos citar entre otros, a Cía. de Foto (Brasil); Gueletao (México); Supay Fotos (Perú), Mondaphoto (México); etc., reconocidos colectivos que han reactivado una forma de trabajar la fotografía documental, mezclando lo “social” de los temas, con una fuerte dosis autoral y propositiva. En Chile, hitos relevantes en los 70 como CADA (grupo artístico transdiciplinario), en los años 80 la AFI (asociación de fotógrafos), marcaron un importante trazo de inflexión entre el significado de arte y vida; y entre fotografía y contingencia política para el segundo. Luego, a partir de los años 90 comienzan a aparecer colectivos con una fotografía más experimental, muy a la par con la vuelta de la democracia que permitiría una revisión de las influencias contemporáneas y la contextualización de la fotografía en Chile, esto después de 16 años de dictadura. En este grupo de los años 90 podemos citar al colectivo, Gestuario Mecánico (Valparaíso, 1994) y La Nave (Santiago,1998). Más reciente en la historia aparecen otros colectivos como: Ojo Zurdo (2003); Macrodosis (2005); CCF (Concepción, 2008) y Colectivo Móvil, (Concepción, 2010), que aunque ligado a las artes visuales, condensa varios proyectos en que interviene el tema fotográfico.

3.
Quizás desde este historial de colectivos citados, es que se pensaría en una influencia para que tantos jóvenes vean en la autogestión y autodeterminación una forma eficaz y libre de concretar sus proyectos. (Esto como hipótesis). O en el fomento expositivo, que ha hecho de lo colectivo una forma de proyección autoral. (Claudi Carreras. ECO 2010: Encuentro de colectivos fotográficos iberoamericanos y europeos). Desde esta perspectiva quisimos configurar una lista de aquellos colectivos que han emergido estos últimos años (2009-2014), sin importar la visibilidad de su discurso o sus diferencias conceptuales, puesto que lo importante y concerniente en estas líneas, es indagar en las razones motivacionales que los agrupa; los objetivos que se proyectan, así como sus intereses. Al mismo tiempo, dilucidar qué tan productiva ha sido esta experiencia como fórmula o si las ideas que se elaboran como retos artísticos, sociales, buscan nuevas vías de interactividad en contraparte a un ejercicio fotográfico de círculo expositivo. Sin duda, esto amerita una investigación profunda que pueda descifrar y observar bajo capas: en los resquicios de las carencias y necesidades que se deben enfrentar en cada zona; en la precariedad de nuestras estructuras culturales; en las falencias y virtudes que se esconden detrás de las estadísticas; en la calidad de los discursos; en la pertinencia de estos frente a un agotamiento de las estrategias visuales; en la sobre demanda de formación ante el escaso panorama de inserción (en un plano laboral y artístico), etc, (Imposible de abordar en el corto tiempo)

Hackney Flshers

The Hackney Flasher, Who’s Holding the Baby, 1978.

Un factor influyente podría ser el marco marginal que lo da el escaso número de galerías o espacios fotográficos, incluso un lenguaje estético que la mayoría de los espacios tiene predefinido. Estos factores potencian seguramente, la necesidad de pertenecer a grupos de colegas y amigos coetáneos, creando una instancia que permite desarrollar un interés investigativo en encontrar nuevas vías tanto espaciales como discursivas para la fotografía. (En algunos casos). Otros componentes del álgido crecimiento, seguramente se ubican en el FIFV, que tiene como eje central dentro de sus actividades, la realización de talleres dirigidos a fotógrafos con un perfil joven y autoral, así como intervenciones a cargo de grupos configurados como brigadas fotográficas. Otro factor lo constituiría la intensa gestión que realiza el CNCA, con talleres y residencias formativas (Juan Valbuena , 2011),taller que fue replicado por los colectivos locales a nivel nacional; casi como una cruzada.
4.
Se invitó a algunos colectivos que han surgido estos últimos años, a responder un pequeño cuestionario con la idea de conocer quiénes son, qué abordan y cómo. Esta lista no excluye la existencia de otros colectivos, que por razones de espacio y tiempo no fueron encuestados. Los colectivos que respondieron son: Colectivo Cataivelo; VAF; (B)alpo; Niebla; Plataforma; C-789; Atacama; V; Las Niñas; Caja de Cartón y el recientemente formado, colectivo Manifiesto. El siguiente es el cuestionario que cada grupo debió responder.
1. Frecuencia de reunión.
2. Objetivo mayor de constituirse como colectivo
3. ¿Cuáles son sus intereses y metodologías de trabajo?
4. ¿Qué importancia tiene dentro de sus objetivos la intervención callejera y por qué?

Colectivo Cataivelo (Puerto Montt-Chiloé, 2009): esta expresión es un localismo, utilizado en Puerto Montt y Chiloé. Podríamos decir que es sinónimo del “Lorea” de la zona central. Andrés Muñoz, Graciela Carrasco, Eduardo Navarro, Javier Ferrand, más colaboradores. http://cargocollective.com/cataivelo

cuadrado

Colectivo Catai velo. Dar la Cara” 2013. Intervención de 40 retratos en ex cuartel de la PDI, Puerto Montt. (Principal centro de reclusión y tortura utilizado en la región por la dictadura) Los retratos corresponden a Familiares de Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos; ex Presos Políticos; Dirigentes sociales y políticos

1. Por proyecto. Periódicamente nos encontramos, dialogamos, pero la frecuencia y especificidad de estas reuniones se sistematizan cuando trabajamos en un proyecto específico. 2. Parte de la necesidad de encontrar espacios de convergencia, de articular experiencias, de hacer dialogar miradas y de facilitar la materialización de las ideas que puedan desprenderse de ese diálogo como obra común.
3. Nos interesa el concepto de obra común. El colectivo propone un trabajo colaborativo de articulación de funciones y tareas específicas para el desarrollo de obra, donde la autoría no está restringida a individuos y piezas específicas, si no que se constituye como proceso de construcción común y por tanto de autoría compartida. La dilución de la autoría individual es un tema que nos motiva. 4. La calle nos plantea dos dimensiones reflexivas con respecto a la materialización de la obra: primero nos libera del espacio expositivo o la publicación como instancia de cristalización (lo que facilita procesos técnicos y disminuye costos entre otros beneficios) y por otra parte nos traza un escenario de relación con nuestro territorio que se separa de las estructuras formales de interacción entre obra y público, expandiendo las posibilidades de correspondencia y diversificando las lecturas e interpretaciones con respecto a la obra.

Colectivo Las Niñas (Santiago, 2012)
Jocelyn Rodríguez, Pilar Díaz, Marcela Bruna, Macarena Peñaloza y Ursula Fadic.
http://www.colectivolasninas.com/

1. Una vez al mes coordinamos la pauta de trabajo y evaluamos los avances en los proyectos que desarrollamos como colectivo. Además mantenemos contacto y trabajo mediante redes sociales.

02.cromosomaX_corte aca2. Nos agrupamos como colectivo con la finalidad de crear un espacio e instancia donde poder hablar sobre fotografía, y a la vez desarrollar proyectos que nos unieran a través de temáticas que como mujeres y fotógrafas nos inquietan. El trabajar como colectivo nos permite organizarnos y de esta manera empoderarnos de nuestro espacio y nuestro medio.

3. Hasta el momento, hemos estado desarrollando 3 proyectos en paralelo para los que empleamos distintas metodología de trabajo y en ellos se pueden ver reflejados nuestros intereses. Nuestro primer proyecto nace con la idea de desarrollar individualmente una serie fotográfica pero elaborada con una temática en común. Esta temática es elegida por nosotras a través de un debate en el que exponemos temas que nos interesa abordar fotográficamente. El proceso de creación puede durar entre 1 año a 2, durante este periodo el trabajo de cada una es expuesto en las reuniones donde reflexionamos en torno a la temática, comentamos los avances y posibilidades de montaje. El proyecto culmina con una exposición la que es auto gestionada por el colectivo. Hasta el momento llevamos un proyecto terminado y uno en proceso.
La segunda metodología de trabajo que cabe señalar, es la que desarrollamos para el proyecto “Radiografía Urbana”, el que lleva aproximadamente un año en proceso. En esta propuesta no existe una imagen única de autor, lo desarrollamos en forma completamente colectiva. El rol que cumple cada una de las integrantes va rotando conformando un cuerpo de obra colectivo, sin importar quien realice la toma fotográfica. El proyecto consiste en retratar a la comunidad de barrios obreros, además de realizar un registro audiovisual y testimonial de los participantes. El resultado de esta colaboración entre vecinos y colectivo genera un fenómeno en el que todos de alguna forma son autores de la obra, alejándonos de la idea de la figura de poder fotógrafa-retratado.
Por último, el tercer proyecto está relacionado con uno de los temas que más nos interesa como colectivo, generar un espacio de reflexión respecto a la posición histórica y actual que ocupa la mujer en la fotografía, y a la vez dar visibilidad a los trabajos que se están generando. A raíz de estas ideas surge “FOCOM 1º festival de mujeres fotógrafas”, encuentro que desarrollamos el año 2013 y pensamos seguir realizando año por medio. La metodología de trabajo en este proyecto se vuelca a la gestión y producción del festival, donde cada una desarrolla un rol que elegimos en forma colectiva.

Colectivo (B) alpo (Valparaíso, 2010)
Pedro Guerrero, Johhny Núñez, Daniela Bertolini, Michell León ww.balpocolectivo.com

1. Una a dos veces por semana. Utilizamos vía internet o teléfono para estar siempre comunicados con lo que pasa con cada uno.
Johnny Núñez2. Entendemos el trabajo en colectivo como una estrategia de visibilidad. Además de ello, comprendemos la sinergia que se genera al desarrollar un trabajo en equipo, donde los proyectos se constituyen desde lo multidisciplinario, a través de estilos y técnicas individuales que se potencian. Uno de los objetivos principales es el de crear proyectos en conjunto, combinando los sentidos y percepciones que tiene cada uno sobre la imagen. Por otra parte este proyecto se destaca por abordar la otra cara que poseen las cosas, de ahí el nombre (B)alpo, el cual se refiere al lado B de algo, el cual siempre suele ser un poco más interesante y ofrece mayor número de posibilidades en cuanto a lo conceptual y visual. Cada integrante proviene de diferentes escuelas por lo que la mezcla de experiencias y trabajos dentro del colectivo ha sido muy variado y original. Además siempre es interesante aprender a trabajar en equipo, sobre todo con amigos lo cual destacamos por sobre todo en un proyecto colectivo como lo es (B)alpo.

3. Se discute acerca de propuestas, como se podrían generar las imágenes, edición, visibilidad, gestión. Nos ponemos fechas, nos damos encargos, y en las reuniones semana a semana revisamos, corregimos, acordamos fechas de sesiones, etc..
Nos interesa abordar el lado que “nadie quiere ver”. En nuestros proyectos usualmente jugamos con el concepto principal que se desprende de un tema o una imagen sobre algo que nos llama la atención. Jugamos con este concepto moviendo sus elementos e invirtiendo su significado hasta el punto en que podamos contraponer la manera de observar del espectador, o al menos en cómo ve las imágenes. Para esto usualmente proponemos temas de debate en cuanto a lo social o lo personal, y que por supuesto nos inquieten a cada uno. Luego de esto comienza el juego….
4. Nos brinda principalmente una vitrina que sea accesible para todos. Es sabido que nuestro país las plataformas artísticas cada vez más pasan desde las galerías hacia el exterior por el simple motivo de que no existe una cultura general sobre el arte en la población. La calle nos permite llevar cada proyecto hacia la gente y en lo posible lograr una interacción directa con el espectador.

Colectivo Caja de Cartón (Concepción, 2 semestre 2012) Carolina Panozo Vielma, Alejandra Grandon Gutiérrez, Sebastián Rivas Lobos, Marcos Espinoza Avello, Andrea Herrera Poblete. http://revistamirafotografica.wordpress.com/

cuarta edición. Imagen de Manuel Castillo

Colectivo Caja de cartón. Portada Revista MIRA,

1. Hasta el año pasado nos reuníamos una vez a la semana, aunque esta frecuencia iba variando según los proyectos que estábamos desarrollando, muchas veces fue intensiva, incluyendo fin de semanas completos. Actualmente y considerando que algunos de nosotros hemos dejado Concepción y actualmente nos encontramos en 3 regiones diferentes, nuestro medio de comunicación es principalmente la plataforma web.
2.Teníamos la inquietud de dar visibilidad a la fotografía que se estaba haciendo en nuestra región del Bío-bío y paulatinamente a través de la revista Mira, pudimos integrar trabajos de otras regiones tanto del norte como del sur, con lo que pretendemos hasta ahora, crear un espacio que descentralice la actividad fotográfica de nuestro país, sobre todo la emergente. De a poco este objetivo se ha ido fortaleciendo gracias a las redes que hemos ido generando desde norte a sur y al trabajo colaborativo entre nuestros pares.
3. Nuestros intereses son desde el poder difundir la actividad fotográfica autoral regional a generar proyectos de creación fotográfica. También el trabajar en colaboración con otros colectivos y fotógrafas(os) de nuestro país como del mundo. Nos interesa también el poder generar instancias de formación en regiones. Nuestra concepción de colectivo se enlaza profundamente con el ejercicio constante de trabajar en conjunto, tomar decisiones en donde todos los integrantes del colectivo opinen constructivamente llegando a acuerdos por votación o tendencias de la mayoría. Se podría decir un ejercicio democrático ligado a las raíces etimológicas de la palabra democracia.
4. Hasta el momento no hemos realizado intervenciones en el espacio público, pero creemos que es un espacio significativo para desarrollar obras o propuestas; en donde los discursos se entrelazan con el cotidiano y pueden llegar a otros espectadores, importante también porque se cuestiona el espacio institucional como único soporte de obra.

Colectivo Niebla. Fotografías de Emiliano Valenzuela. 2014

Colectivo Niebla (Santiago, 2010)
Felipe Guarda, Emiliano Valenzuela, Francisco Farías, Sebastián Salgado, Wilson Gajardo.
1 y 2. Más que un grupo de fotógrafos, éramos amigos que se conocieron en Alpes y que compartían una visión similar sobre la vida que nos había tocado cruzar y entender; teníamos el entusiasmo de la mística de nuestros maestros cercanos, Mauricio Valenzuela, Oscar Witke o Leonora Vicuña, pero nos planteábamos la necesidad de encontrar nuestro propio discurso. Nacimos en los 80. Pero no era el discurso épico de la protesta el que nos interesaba, sino el cómo por ejemplo Valenzuela, Vicuña o Witke creaban dentro de la noche intransigente de la dictadura, un discurso impredecible, raro, enigmático. Lo nuestro fue la improvisación como salida, no teníamos cámaras, vivíamos de la precariedad. Entonces, la frecuencia de nuestros encuentros era eso: la frecuencia de nuestra necesidad de encontrarnos y hacer.
3. Al comienzo fue hablar de nuestra vida en bares o el patio del Alpes y fotografiar con timidez lo que había allí, mediados por lo que la moda nos daba, que era el documentalismo tipo periodístico de contar historias. Luego de buscar un rato, nos dimos cuenta que había que sospechar de aquello tan oficial, de la vista humana, moral, tras esos temas que todos hicimos en nuestros inicios pero que al final resultan para nosotros ser solo temas fotográficos: los pobres, los locos, las protestas, los indios altiplánicos, los mendigos, etc. Ahí no estábamos nosotros, esa no era nuestra reflexión sino la de los otros, la de los diarios, la del poder, la de los editores. Buscamos entonces la estética ultracontrastada. Decidimos que nuestras fotos debían ser más herméticas e intransigentes, no de denuncia sino profundamente egoístas, ya que el tema éramos nosotros y nuestro vórtice y territorio existencial donde no hay nada claro. Con este discurso nos paramos y nos dimos cuenta que a partir de nosotros aparecieron muchos colectivos similares. Fue interesante porque incluso nos acercamos al FIFV y trabajamos con ellos que después tomaron la modalidad y la implementaron como tema en una de sus versiones, convirtiendo a los colectivos en una forma de trabajo y moda. Lo de los colectivos fue una respuesta de gente que estaba sola y que no tenía palabra en los medios, gente que quiere decir en unión porque así las palabras suenan más fuerte.
4. La intervención callejera es importante porque fue el primer medio con que nos dimos a conocer; salíamos en las noches a empapelar la ciudad de fotos, repetíamos esto en nuestros barrios y en algunos sitios públicos. Regalábamos también las fotografías en las calles, armábamos árboles y colgábamos imágenes para el transeúnte, gratis.

Colectivo VAF (Visceral acción fotográfica) Región de Coquimbo, 2012
Juan Pablo Martínez y Tatiana Alfaro Chávez

1. Nos reunimos una vez al mes
2. El surgimiento de VAF, se da por la necesidad de asociarse para generar obras de tipo autoral en la región de Coquimbo, las cuales se centran en la mirada del álbum familiar y el diario íntimo. Descubrimos que una gran ventaja de trabajar en colectivo se da en la posibilidad de generar obras donde las miradas de los miembros se vean confrontadas, generando nuevos imaginarios visuales como producto de este encuentro.

Colectivo VAF: Exposición Memoria sensorial, Casa de las Artes Coquimbo, Festival Arc, 2014. Fotografía de Tatiana Alfaro.

3. Nos interesa abordar temáticas que tengan que ver con nuestras vivencias en los territorios que habitamos, trabajar con el archivo fotográfico de los antepasados nuestros o de personas comunes y corrientes, que nos ayuden a entender más quienes somos y como los patrones heredados se traspasan generacionalmente. Arrastrando con ello los imaginarios paradigmáticos que ayudan a formar la sociedad tal y como se nos muestra en el presente.
Para constituir nuestras propuestas hay dos maneras, una que es colectiva donde en conjunto generamos una propuesta donde no hay autor, dándole total importancia al discurso de las obra para lo cual ambos aportamos con imágenes y las hacemos interactuar. La otra forma de trabajo es individual, donde cada uno desarrolla un tema en torno a inquietudes personales, pero que tienen en común la temática territorial, los ancestros y la mirada íntima.
Procuramos juntarnos de manera presencial al menos una vez por mes para ver nuestros avances y discutir sobre los trabajos. El resto del tiempo tratamos algunas cosas vía internet.

4. Para nosotros es fundamental hacer que la gente común y corriente vea visiones distintas a la que se le entrega en los medios comunes y que los descoloque de sus rutinas. Es remecerlos un poco para que miren más allá de la banalidad que pueda maquillar el progreso. Creemos que la figura de la galería de arte tiene muy poco poder de difusión en Chile, sobre todo si consideramos que estamos viviendo en un país con una educación de tan mala calidad que la gente en general no tiene mucho interés en asistir a galerías, principalmente porque lo que se muestra ahí es para ellos muy “raro” e inentendible, ya que nunca tuvieron la oportunidad de conocer los fundamentos de las obras de arte contemporáneo desde pequeños. Ya casi no hay horas de clases de arte en las aulas de los colegios. Por tanto defendemos el acto de sacar el arte, en este caso la fotografía contemporánea de autor, a las calles.

Colectivo Plataforma (Concepción, julio 2011) Ernestina Concha, fotógrafa – Alonso Díaz, fotógrafo – Carlos Avello, fotógrafo – Carlos Valle, Diseñador Web.
web:
http://spplataforma.com/

Colectivo Plataforma. Instalación diario Plataforma , FIFV, 2011

1. En general nos juntamos cuando debemos resolver algo muy concreto, lo demás son reuniones virtuales. Utilizamos mucho los medios, nos facilita en tiempo y hemos sido capaces de comunicarnos bien.
2. El Colectivo Plataforma, tiene como objetivo transversal aportar en un proceso de ejercicios cooperativos entre colectivos y entre fotógrafos (as), llevando producción fotográfica autoral y discusión teórica hacia diversos ámbitos. La idea fundacional del colectivo es producto de encuentros de fotógrafos y artistas visuales que residen en San Pedro de la Paz (intercomuna de Concepción) y que establecen una frontera, producto de la situación geográfica ejercida por el eje del río Bío Bío que establece dos riveras; donde el centro urbano concentra y aleja a la periferia de la cultura visual y la producción fotográfica contemporánea
3. El primero, el autoral, dentro del contexto sujeto y territorio (sea éste local , social, privado o íntimo), en el cual se desenvuelve un sujeto, que interactúa en la región proyectando; paisaje y territorio, bordes y recomposiciones de escenas.
El segundo, el intercambio, generando cruces cooperativos para reactivar la escena local y producir encuentros con la comunidad, vinculando promotores, mediadores y eventos en interregiones.
El tercero, desarrollo profesional, trayendo experiencias significativas de creación y de contenidos, en un corte transversal por las capas de lo fotográfico en el contexto nacional y Latinoamericano.
4. Hemos realizado algunas intervenciones (en el FIFV año 2011), pero no han sido gravitantes, quizá nos acomoda más la intervención desde los medios y las redes sociales. De hecho Ruta 160 (proyecto a distancia con colectivos Contrasombras, (B)alpo y Taller Atacama) es un proyecto donde incorporamos a otros colectivos, pero es totalmente virtual

S/T. Autor: C-789. 2014. Proyecto Territorios, entre instantes y horizontes

Colectivo C-789 (Santiago, 2013) Ignacio Chávez, Sofía Suazo, Sofía Sierra, María de los Ángeles Rodríguez, Erick Faúndez y Andrés Larraín Araneda
1. Organizamos reuniones recurrentes de una vez por semana donde compartimos ideas y proyectos personales, pero dependiendo de los procesos creativos y de trabajo, estas se vuelven más reiteradas.
2. Ante la observación del aislamiento en el que se suelen desarrollar los trabajos, constituirnos como colectivo en una primera instancia surgió para satisfacer la necesidad de dialogar y generar redes a través de nuestros proyectos. Por una parte, este diálogo permite abordar un tema desde diversas aristas, haciéndolo entonces más completo; por otra parte cada uno de los trabajos, se potencia al verse enfrentado a las preguntas y respuestas que proponen el resto de los discursos.
3. Uno de los aspectos que nos interesa trabajar es el tema de la descentralización: ampliar tanto el ejercicio fotográfico como la difusión de los discursos fotográficos más allá de Santiago. Y un aspecto importante de esta descentralización es también lograr una interacción con la gente fuera de la capital, no solo a través de que conozcan nuestro trabajo, sino que participen activamente. Para lograr esto, diseñamos talleres de creación fotográfica y de álbum familiar en los que parte del material generado pueda ser parte de este diálogo común al que apelamos con nuestro proyecto. Hasta el momento, nuestro método ha sido generar producciones particulares que luego se reúnen y aproximan en un diálogo común, suprimiendo así la figura del productor individual.
4. Consideramos que al momento de trasladar el trabajo unipersonal a una asociación de diálogos, se realiza una separación del soporte más formal, donde este discurso se multiplica en la realización de su sentido; cuando éste se lleva a un espacio no normado por la formalidad de la fotografía o expuestas en su vulnerabilidad, se realizaría la primera práctica en una doble instancia. Con esto se aumentan las posibilidades tanto de sus miradas o lecturas, como del devenir de su condición material.

Colectivo Manifiesto (Santiago, marzo 2014) Cristián Kirby, Myriam Salazar y Tatiana Sardá Yantén.

1. En un inicio nos reuníamos 1 vez al mes, desde Mayo tenemos agendado reunirnos una vez por semana, con el fin de producir nuestro primer trabajo colectivo, “La inflexión del retrato”. Este proyecto conjunto contempla un tiempo de un año de trabajo aproximadamente.
2. Nuestro objetivo principal es potenciar nuestro trabajo fotográfico creando cuerpos de trabajo unificados. También nos interesa descubrir y analizar la fotografía contemporánea, nacional e internacional, para complementar nuestros conocimientos. Además trabajamos como taller, a través de nuestro trabajo individual, criticamos y evaluamos nuestro trabajo constantemente.
3. Nuestros intereses están enfocados en el aprender y crear en nuestra práctica fotográfica, con el fin de fundar una mirada propia como Manifiesto, colectivo fotográfico. Predominan temas como la historia, poesía, el hombre y la memoria, entre otros. Nuestro método de trabajo consiste en reuniones periódicas con tareas que se desarrollan durante y entre éstas, además nos comunicamos constantemente por mail, ya sea con el fin de aportar nuevas ideas al trabajo o enviar convocatorias de interés personal.
4. La intervención fotográfica callejera no ha sido abordada aún en nuestras reuniones, ya que estamos concentradas en nuestro primer proyecto en fase de producción, aunque consideramos un tema muy interesante a discutir, sacar la fotografía de los medios de exposición tradicionales puede ser una alternativa si un proyecto lo requiere y se potencia de esa forma.

Colectivo V (Santiago, 2012)
Inti Gajardo, Isabel Riffo, Margarita Urzúa.

Colectivo V, Fotografías de Margarita Urzúa, 2013

1. Nos juntamos por lo menos 1 vez por semana, pero en este momento como algunas integrantes se encuentran de viaje, trabajamos vía online.
2. El objetivo era poder difundir, editar en conjunto nuestro trabajo autoral, y crear redes de apoyo entre colegas jóvenes y fotógrafos emergentes. Trabajar y fomentar la mirada femenina de la fotografía sudamericana.
3. Los intereses y metodología de trabajo están más ligados a la fotografía documental y personal, desarrollando trabajos de largo aliento y ensayos a corto plazo; principalmente enfocados temas sociales y urbanos. La metodología se basa en la edición colectiva respecto a los trabajos de cada integrante. También hemos trabajado colectivamente dando clases y charlas de fotografía autoral.
4. Como colectivo no hemos desarrollado proyectos de intervención urbana.

Colectivo Atacama (Región de Atacama, 2012)
Carlos Montaña, Romy Alarcón, Nathaly Cano, Manuel Ormazábal, Pía Acuña

1. Físicamente cuando armamos exposiciones tenemos reunión mensual, via internet, tomas de acuerdo, proposición de ideas etc, ya que los integramos vivimos en distintos lugares.

4. Es muy interesante la propuesta ya que nuestra región es muy pobre en el tema de exposiciones. Eso nos entregaría visibilidad y poder entregar al público en general, una visión distinta de la fotografía, ya que perseguimos una fotografía más contemporánea, también exploratoria de temas que se dan socialmente en nuestra región y temas de exploración personal.