Visionados y críticas: Espacios, procesos y diálogos

Fontcuberta en su libro, La Caja de Pandora, nos recuerda como el acto fotográfico más que ser un ‘acta de nacimiento’ se constituye en  ‘una secuencia de decisiones que moviliza todas las esferas de la subjetividad’ (2012:186). El fotógrafo, productor de imágenes, se ve inmerso en una serie de toma de decisiones cotidianas que determinan el resultado de la imagen final; en donde surgen preguntas que no siempre son de fácil respuesta. Es así como las instancias de diálogo sobre la práctica, si bien no siempre son comunes, son bastante valoradas. Entre estas instancias se encuentran los visionados de portafolios, los cuales pretenden producir un espacio de encuentro y diálogo entre artistas y agentes culturales. Los visionados, si bien buscan el diálogo, no siempre se constituyen como espacios productivos, sino al contrario, muchas veces como   lugares de alienación para fotógrafos emergentes, los cuales -en vez de sentir apoyo y diálogo sobre sus procesos de creación- se exponen a críticas no siempre contructivas.

Visionado Full Contact

Visionado Full Contact

Hace algunos días tuve la oportunidad de participar como artista del evento FULL CONTACT perteneciente al Scan Festival, evento que se realiza cada dos años en la ciudad de Tarragona, España. Tiempo en el cual la ciudad se viste de fotografía y todos sus espacios presentan distintas interpretaciones de lo fotográfico. Al mismo tiempo que el festival, se desarrolla durante un fin de semana un evento orientado al fomento de nuevos talentos, con un formato híbrido de visionados, busca conectar productores, curadores y editores con fotógrafos emergentes.

María Platero, Las Reglas de la Naturaleza, Fotografía  digital en papel baritado, 2012.

María Platero, Las Reglas de la Naturaleza, Fotografía digital en papel baritado, 2012.

La particularidad de este evento está en una especial preocupación por derribar ciertas  jerarquías y dinámicas que se establecen en visionados más convencionales, en donde, artista (fotógrafo) que presenta, se expone al vaivén de las interpretaciones (amables o menos amables) de quienes revisan. Produciéndose una dinámica de arriba/abajo (superior/inferior) que no fomenta el diálogo como pares sino que, perpetúa las dinámicas de poder propias de la escena y del mercado de las artes.

Participando en este festival, me di cuenta que pequeñas decisiones formales lograron, a mi parecer, quebrar (o disminuir) estas dinámicas. Por ejemplo, revisores y revisados alojan en un mismo hotel, lo cual permitió  que a horarios off  del  visionado  se pudieran  intercambiar opiniones de forma más transversal.  Al mismo tiempo, no existió una obligación de ninguna de las partes  de tener que ver a alguien específico. Cada fotógrafo/artista se sentaba en su lugar (una pequeña mesa con pisos) y esperaba que revisores interesados en su trabajo lo visitaran, esto  disminuyó  una serie de encuentros desafortunados entre profesionales que no comparten puntos de vista.

Alejandra Franch, Bello Público,2014

Alejandra Franch, Bello Público,2014

 Fue sorprendente la calidad de los artistas participantes, se notaba una línea curatorial coherente, ya que si bien las propuestas eran bastante distintas entre ellas, todos los artistas presentes construían un cuerpo de obra desde la reflexión de las propiedades de la imagen fotográfica en el contexto contemporáneo. Entre los participantes quisiera destacar algunos trabajos que especialmente sobresalen: Alejandra Franch, con su serie Bello Público, en donde ironiza las exigencias sobre el cuerpo y cánones de belleza.  Por otra parte, quizás con una mirada más formal y menos crítica, Ian Waelder cuestiona la materialidad de la imagen fotográfica y su puesta en escena. Mar Martín con su proyecto Dystopia, crea escenas ficticias en el que  describe un mundo simbólico que nos permite reflexionar sobre las nociones de progreso y evolución. Finalmente, Clara Sánchez, con su trabajo Islas utópicas, junto a María Platero con su trabajo Las Reglas de la Naturaleza, investigan sobre la representación del territorio, contraponiendo la imagen imaginada (planos, medida) de un modernismo científico anacrónico a sus propias interpretaciones.  Por mi parte, participé con la serie No way Out, un proyecto que he venido desarrollando desde el año 2011, sobre las fachadas ciegas en Gran Bretaña.

María Rosario Montero, No Way Out, fotografía digital, 2013

María Rosario Montero, No Way Out, fotografía digital, 2013

FULL CONTACT del Scan Festival, resultó ser un festival diseñado como su nombre lo explica, para generar contacto entre  artistas y agentes relevantes y de esta manera  poder seguir desarrollando sus prácticas. Un contacto productivo y constructivo que de todas maneras vale la pena pensar, dejando de paso una oportunidad para reflexionar sobre  las dinámicas propias de  los visionados y así repensar espacios de intercambio que se constituyan como ejercicios fértiles e inolvidables.

(Full Contact FB  https://ca-es.facebook.com/scan.tarragona)