La exposición El álbum de Chile, retrato de una nación a cargo del curador y académico chileno, Gonzalo Leiva, abre sus puertas al público el día 19 de febrero, en el Centro Cultural La Moneda. Junto a una diversidad de miradas, materialidades y formatos de autores contemporáneos, se reúne material rescatado desde colecciones de fotografía patrimonial –de particulares y de archivo patrimonial- que incluye una considerable cantidad de piezas de daguerrotipos, ambrotipos, ferrotipos y fotografías relacionadas a la memoria histórica de Chile.

De los autores contemporáneos, se encuentran más de 130 nombres entre consagrados y emergentes; residentes capitalinos y una gran lista que trabaja y vive en provincia. Como señala el curador: “He querido incluir mucha gente de provincia, como un valor que permite la construcción de un diálogo de lo que podría ser la construcción de las identidades locales, respecto a esta suerte de gran identidad o tejido de la fotografía chilena. Así, el eje curatorial abarca el contexto de visualidad hoy en día, dado por el cruce y cuestionamiento que se realiza desde el oficio específico y uso de la fotografía. En el fondo la tesis es, que en este mundo de visualidad contemporánea, la fotografía es sin duda el eje que nutre el imaginario cultural de este país”.

Andrés Duran, Monumento Editado (serie Escena Mitológica), 2014

Andrés Duran, Monumento Editado
(serie Escena Mitológica), 2014

De esta manera las interrogaciones que el curador plantea, están relacionadas con la construcción visual de la identidad en dos grandes contextos curatoriales: el primero relacionado con Los mitos de Chile y el segundo con Las heridas de Chile; cada uno desglosado en subtemas como El heroísmo, El Paisaje, Identidad, Desaparecidos, Violencia y barbarie, Religiosidades, Muerte, Modernización y como último subtema, la Vulnerabilidad.

En el tema El heroísmo, la interrogante según el curador, se constituye como una pregunta por la identidad, por saber en la práctica cuáles son las idealizaciones y conceptualizaciones del término héroe, proponiendo en la muestra una visión más múltiple y transversal que incluye la obra entre otros, de Andrés Duran, Francisco Copello, Javier Godoy y fotografías de Los mutilados de la Guerra del Pacifico.

El tema Paisaje,  es propuesto desde la espacialidad que puede ser geográfica o no. Aquí entraría como señala el curador,  la obra de Paloma Villalobos que crea a partir de su imaginación.. Según Leiva,  “en Chile se ha trabajado la idea de un paisaje homogéneo, cuando en Chile no hay homogeneidad. El paisaje del norte no tiene nada que ver con el del sur, y el paisaje central que pareciera ser la marca cultural predominante del imaginario del país, corresponde a una elite agraria que intentó construir el país desde ahí, por lo tanto, una visión muy limitada. Por ejemplo, hay que ver como los chilenos observamos la cordillera como un gran eje paradigmático, pero le damos la espalda al mar, y eso me parece muy potente. Incluso, estas características del paisaje determinan nuestro carácter insular. Existe una insularidad en la forma como el chileno se relaciona con el resto del mundo, o sea, somos isla”.

IMG_0299

Tomas Nuñez, Pisagua, 2012

La Identidad, está pensada desde el elemento más destacado del S XIX como es el retrato. En esta sección se incluyen piezas de daguerrotipo, ambrotipos y ferrotipos (unas 200 piezas) realizadas en el S XIX, cruzadas en un diálogo con retratos contemporáneos. “La idea es cambiar las temáticas, que transitan desde un retrato como ejercicio, a la consideración artística y posibilidades expresivas para los jóvenes creadores contemporáneos”. “También se podrán ver autores que trabajan el retrato desde múltiples miradas, como es el autorretrato como práctica contemporánea, todo esto para discutir en torno a la identidad de los chilenos y chilenas, desde un punto de vista colectivo e individual” ” nos señala Gonzalo Leiva. Aquí se podrán ver obras de Julia Toro, Cecilia Avendaño Leonora Vicuña, Cristian Maturana o Gertrudis de Moses, entre otras autoras y autores.

DSC_7643

Cristian Maturana, Una temporada en el Infierno, 2012

Religiosidades curatorialmente es abordada como una marca cultural de resistencia. El planteamiento teórico expone el concepto de que en el Siglo XVIII se produjo una especie de diálogo entre las culturas nativas con respecto a la cultura española, relación posible de observarse en el presente por medio de la ritualidad. “Las fiestas religiosas populares, es el lugar donde se agencian las ritualidades. En la exposición, muchos trabajos serían reductos culturales de este agenciamiento, no como sincretismo, sino que estrategia de sobrevivencia de las culturas para manifestar sus identidades”.

En Vulnerabilidad, se podrán apreciar fotografías históricas del desastre como terremotos, inundaciones, tsunamis. Como concepto, Gonzalo Leiva señala que la idea es exponer la característica “de estar siempre al borde la desaparición, la inestabilidad e inseguridad que se manifiesta en la cultura chilena”.

En el eje curatorial de “Las heridas de Chile”, se desglosa el tema de la muerte, con obras de Zaida González, Marcela Bruna, Tatiana Alfaro, entre otros trabajos. En esta sala entra además el tema de Los desaparecidos, Modernización y progreso y el tema de la Violencia y barbarie. Aquí se podrá observar entre otros autores, la obra de Álvaro Hoppe y Luis Poirot, e imágenes de Pisagua antigua y su presente, así como fotografías y archivos sobre la Matanza del Seguro Obrero ocurrido en el año 1938.

Como capítulo aparte, el curador hace hincapié en el tema final que es “Imaginarios Fotográficos Liberadores”, “con una quincena de autores que plantean respuestas a todas estas problemáticas a partir de lo autobiográfico, con obras de Elias Adasme, Gabriela Rivera, Sebastián Mejia o Margarita Ditborn por citar algunos”.

Otras obras de autores como Antonio Quintana, Pepe Guzmán, Leonardo Portus, Francisca Montes, Mariana Mathews, Cociña y León, Andrés Figueroa, Mauricio Toro, Tatiana Sardá o Vicente González Mímica, entre muchos otros, es posible de ver hasta el día 3 de abril.

Centro Cultural La Moneda, Santiago