Pu Mapuche (Los Mapuche / “gente de la tierra”) es un trabajo fotográfico documental realizado en el lapso de aproximadamente una década por el fotógrafo Luis Sergio. A partir del año 2004, el autor recorrió el Wallmapu (territorio mapuche), compartió con sus habitantes y registró desde adentro los aspectos fundamentales que dan forma a la identidad de este pueblo originario. Paralelamente a esto, fotografió a los mapuche que viven lejos de sus ancestrales tierras, mostrándonos cómo a pesar de hallarse en este complejo contexto, logran hacer prevalecer parte importante de sus tradiciones, proyectando su legado a las nuevas generaciones.

La estructura de presentación de las fotografías en esta exposición, así como en el libro, comienza introduciéndonos en la vida cotidiana mapuche. Aquí destaca su entorno, el paisaje rural y la estrecha relación que tienen con la naturaleza, escenario en que se desenvuelven, realizando desde sus labores domésticas, hasta ancestrales ceremonias, como las rogativas llamadas Nguillatún o la celebración del año nuevo mapuche, We Tripantu (nueva salida del sol).

Luis Sergio, libro PU Mapuche, 2004-2016

Luis Sergio, libro PU Mapuche, 2004-2016

Esto da cuenta de que no existe para ellos una separación entre la vida cotidiana y el mundo espiritual. Ambos son aspectos indisociables, donde lo ritual siempre está presente. Ejemplo de ello es el tradicional Palín, que trasciende ampliamente a una simple actividad deportiva/recreativa, teniendo implicancias religiosas y sociales. Otro ejemplo en esta relación con lo divino, es la figura de la o el Machi, quien genera una conexión entre el plano espiritual y el medicinal a través del Machitún (ceremonia de sanación), en el cual se establece la fuente del mal y su remedio.

En el siguiente segmento de fotografías, nos encontramos con la única parte en color del trabajo. Se representa aquí de una forma directa el conflicto en el propio territorio mapuche, a través de una serie de imágenes que demuestran la tensión actual que existe en la zona, que pareciera ser una constante histórica en estas tierras. Primero con el intento de invasión del imperio Inca, luego con la llegada de los conquistadores españoles (Guerra de Arauco, 1536-1818), que después de la independencia de Chile se convierte en un conflicto chileno-mapuche, con su violento proceso de ocupación militar denominado “pacificación de la Araucanía”, que finaliza en 1883 y que da paso a una historia de constante agresión, injusticia y usurpación de territorios en contra de este pueblo. Actualmente, el conflicto continúa en torno a temas de territorialidad y autonomía, enfrentándolos a los voraces intereses económicos y políticos impulsados por el uso de las tierras y sus recursos, principalmente de parte de las empresas forestales.

Luis Sergio, libro PU Mapuche, 2004-2016

Luis Sergio, PU MAPUCHE, 2004-2016

Producto de estos acontecimientos, se ha generado históricamente un constante flujo migratorio. Precisamente este es el tema del grupo de imágenes que continúa el relato y que nos habla del mapuche fuera de su territorio, específicamente en la capital de Chile, Santiago. Es el fenómeno de la migración del mundo rural a la ciudad y de la problemática de cómo se preserva la identidad en un entorno distinto, urbano y globalizado. Comienza esta sección con una bandera mapuche, Wenufoye (Canelo del cielo), frente al Palacio de la Moneda, sede de gobierno y centro cívico de Chile. La fotografía registra una de las tantas marchas por las demandas que este pueblo originario exige. Cierra este segmento con la representación idealizada del territorio y ciertos símbolos mapuche en un mural temporal en otro lugar significativo de la capital, la Plaza de Armas.

En la última parte del trabajo, la atención también se centra en el territorio, su gente, su historia, en los símbolos y en la cosmovisión mapuche. Pero esta vez se trata de la representación de estos aspectos en la propia piel de los mapuche, a través de tatuajes, una forma de llevar con orgullo a todas partes, en su propio cuerpo, su legado, historia e identidad. De esta manera, por ejemplo, exhiben sus mitos de origen, con las figuras de las serpientes Tren Tren y Cai Cai Vilú; personajes como el Toqui (líder militar) Lautaro; la representación de una Machi y su instrumento sagrado, el Kultrún, o el dibujo de uno de sus árboles sagrados, el Pewen (araucaria), todos aspectos significativos para esta cultura.

Luis Sergio, libro PU Mapuche, 2004-2016

La serie de tatuajes que cierra la exposición, funciona a modo de una síntesis de los diversos temas y conceptos tratados por el autor en este recorrido, que logra involucrarnos con sensibilidad, agudeza y empatía, dirigiendo nuestra mirada y reflexiones en torno al pueblo mapuche y su actual situación. El hecho de que los retratados en esta serie sean jóvenes mapuche, representa, por un lado, que el pueblo mapuche está absolutamente vivo en todo sentido y, por otro lado, que continúa la lucha alentada por su grito ¡Marichiweu! (que significa “diez veces venceremos”), un símbolo de resistencia en pro de la justicia, que implica resolver las reivindicaciones territoriales, políticas y culturales en este país, donde hemos construido una sociedad en la que es más fácil y cómodo mirar a otro lado, estar desinformado, no tener memoria -desconociendo la historia- y en el que resulta mejor discriminar, estigmatizar y acusar al otro, que generar una profunda y necesaria autocrítica y reparación, que considere los reales orígenes del conflicto, reconociendo el sesgo histórico, cultural, sociopolítico y económico, que ha permitido un estado permanente de usurpación, violencia, criminalización e injusticia, para favorecer a grupos de mayor poder.

Intervención urbana en Plaza Italia,  mes de abril 2017

En el marco de la exposición, el 21 de abril, 17:00 hrs., se realizará la presentación del fotolibro homónimo. El lanzamiento contará con la participación del historiador  Hernán Curiñir, el autor Luis Sergio y el curador Jorge Gronemeyer.

 

PU MAPUCHE

Curatoría de Jorge Gronemeyer.

Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago.
Hasta el 6 de mayo en Sala Chile.

 

Luis Sergio: Posee una extensa carrera como fotógrafo en medios de prensa argentinos, chilenos y peruanos. Su labor se ha caracterizado por el registro documental de problemáticas sociales y ambientales, como la de los niños picapedreros en Lima o la marea roja en Quellón, Chiloé. Su trabajo ha sido difundido en publicaciones de organizaciones no gubernamentales y ha sido invitado a participar en muestras colectivas en distintos países de Latinoamérica. Anteriormente ha exhibido de forma individual en Inglaterra, en Perú, representado por Carlos Caamaño; y en nuestro país, por la Galería XS.