Magíster en Investigación y Creación Fotográfica: Abriendo visiones creativas en fotografía.

El Magíster en Investigación y Creación Fotográfica dictado por la Facultad de Arte de la Universidad Finis Terrae, programa reciente inaugurado el año 2015, viene de finalizar su examen del 1° año de los alumnos Erick Faundez, Javier Pino, Gabriela Herrera, Magdalena Sierra, Francisco García Huidobro, Cecilia Coddou, Alejandra Saldivia, Lissette Ruiz, Alexis Gajardo, Felipe Retes, Cecilia Hormazabal, Cristina Muñoz, Macarena Quezada.

¿Cómo se enfrenta la creación desde ramas o perspectivas diferentes? ¿Cómo juega en fotografía el mecanismo de las particularidades en la construcción de un lenguaje propio? Es interesante comprender el desarrollo del programa desde la visión de los propios estudiantes. Dentro de estas interrogantes y desde perspectivas e intereses disímiles pero con el objetivo de la imagen como común denominador, entrevistamos a dos de los estudiantes del Magister; Magdalena Sierra, 40 años Arquitecta con estudios en Geografía Física y que actualmente dirige la escuela de arquitectura de la UFT y con Felipe Retes, 25 años, fotógrafo profesional titulado en el Instituto Profesional Arcos. En esta entrevista nos cuentan cómo enfrentan desde su experiencia personal y profesional el aprendizaje especializado con el mundo de la imagen y acerca de su experiencia y visión de la fotografía desde tránsitos profesionales tan distintos.

Instalación de Cecilia Coddou

Instalación de Cecilia Coddou

¿Nos podrían contar cómo llegaron a la fotografía y cuáles han sido sus referentes de trabajo?

Magdalena: Desde mi motivación por la geografía, he recorrido mucho hacia lugares más inhóspitos, que carecen de habitar o soporte arquitectónico. Llegando a encontrar en las condiciones más originarias del territorio aquellas nociones que determinan un modo de estar en él. La geografía informa, determina la espacialidad en que se habita un lugar, de alguna manera esta habitabilidad queda condicionada por este territorio físico. Es así como en este contexto, se me hizo necesario investigar a través de la fotografía.

Felipe: Mis primeros referentes vienen desde el cine, directores como David Lynch, Win Wenders, Jim Harmusch, Akira Kurosawa, entre otros. Esto porque en un momento de mi etapa escolar el cine me cautivó, y cuando decidí estudiar fotografía lo hice pensando en que era el primer paso para llegar a convertirme en director. Hoy ese objetivo ya no lo veo tan próximo o al menos no me quita el sueño. Descubrir la fotografía fue un poco descubrirme a mí mismo, y desde que empecé a hacer fotografías en el año 2008, no he dejado de pensar en fotografía. Principalmente en la problemática que suscita, la dicotomía de su naturaleza, el enfrentamiento entre realidad y ficción, entre verdad y mentira.
“El Elogio de la Sombra” de Junichiro Tanizaki, fue el texto que motivó mi primer trabajo autoral, y a pesar del tiempo, creo que se mantiene presente en cada uno de mis proyectos fotográficos. Debido a que por mucho tiempo estuve haciendo sólo fotografía nocturna, se me hace imposible no nombrar a Brassai y sus evocadoras imágenes del París nocturno de la primera mitad del siglo XX. Bajo esa misma línea (la nocturna), pero más actual, está Todd Hido, con su hermosa serie de fotografías nocturnas de diferentes casas llamada “House Hunting”, locaciones que “cazaba” recorriendo la ciudad en su auto y “armado” con una Pentax 67. También me gusta mucho el trabajo del fotógrafo brasileño Cassio Vasconcellos, quien en sus series “Nocturnos” retrata grandes metrópolis con una polaroid SX-70, obteniendo instantáneas que parecen pertenecer a otro tiempo y espacio, generando un descalce entre la ciudad “real” y la fotografiada. Actualmente me he nutrido del trabajo de Xavier Ribas, me parece muy interesante y bella la forma en que a partir de la fotografía se aproxima a las problemáticas del territorio.

Detalle instalación de Felipe Retes

Detalle instalación de Felipe Retes

¿Cuáles son sus proyectos y expectativas desde la investigación personal y formativa del Magíster con respecto a la imagen?

MS: Desde la arquitectura, mi disciplina de formación y profesión, he desarrollado la construcción de imágenes como representación de espacios y situaciones que determinan el habitar de las personas. En este Magíster la construcción de una imagen fotográfica permite acceder a lo esencial de este habitar desde la condición real captada. En carpeta tengo un proyecto de construcción fotográfica que sea capaz de dar cuenta de la imagen territorial como soporte del habitar en su esencia y poder acceder a otro estado de esa imagen. Pasar de lo concreto del paisaje a la imagen que abstrae este contexto y accede a otro escenario, como la creación de una imagen re-presentada.
FR: Actualmente estoy realizando un proyecto fotográfico que se articula como una investigación del territorio en el que habito desde el recorrido que hago como cartero, trabajo que realizo desde hace un par de años. Dicho esto, dentro del Magíster, espero poder alcanzar una determinada coherencia en mi trabajo, en cuanto a discurso, procedimiento, visualidad y materialidad en directa relación con el contexto en el que este proyecto se enmarca. También espero nutrirme con la retroalimentación de conocimiento que se produce entre los compañeros y también con los profesores, todos importantes artistas de diferentes disciplinas que se encuentran activos, produciendo obra y pensando sobre la imagen. Y por último participar de este programa se presenta como una buena oportunidad para generar redes y vínculos que permitan ayudar a movilizar y visibilizar los proyectos.

Detalle obra de Magdalena Sierra

Detalle obra de Magdalena Sierra

¿Cómo fue la experiencia a nivel personal durante este primer año cursado del programa de Magíster?

MS: Estudiar disciplinas complementarias permite acceder a nuevas miradas y discusiones. Esto en el ámbito de la creación es fundamental para enriquecer la discusión y construir un aprendizaje más completo y complejo.

FR: Este primer año ha sido una buenísima experiencia en lo académico. Puedo decir que he aprendido mucho, he logrado avanzar y profundizar el proyecto en el que estoy trabajando, algo que también he visto en los trabajos de mis compañeros y que quedó demostrado en los exámenes finales de taller de análisis y producción de obra con Andrea Jösch y en el taller de foto libro, edición y publicación con Jorge Gronemeyer, todos trabajos de muy buena factura.

Obra de Cecilia Hormazabal

Obra de Cecilia Hormazabal

¿En qué forma esta experiencia ha cambiado sus perspectivas sobre la fotografía y cómo proyectan sus trabajos?

MS: En mi caso yo vengo de un área complementaria como lo es arquitectura, en donde traía una serie de certezas respecto de la fotografía y la imagen, la cual en el desarrollo de este Magíster eso ha tenido un vuelco hacia la creación artística. Para mí es muy significativo estar desarrollando una construcción de un pensamiento complejo, que busca una investigación personal. Entrar desde la fotografía a los temas esenciales del habitar, ha sido un gran desafío.

FR: Creo que este programa, para mí, ha significado desprenderme de algunas estructuras o convenciones demasiado rígidas que había adquirido durante mi formación como fotógrafo y se habían convertido en limitantes a la hora de producir obra. De esta manera he podido expandir mi trabajo, le he tomado mucha importancia a la investigación previa a la creación. Dentro de este ámbito he realizado una amplia experimentación con diferentes materialidades, algo que antes casi no existía en mis proyectos. Esto se ve muy presente en mi proyecto “Cuaderno de Ruta”, ya que todo el proceso es concebido como la obra y no así el resultado o imagen final.

Obra de Cristina Muñoz

Obra de Cristina Muñoz

Con la experiencia adquirida durante este año ¿hacia dónde ven el futuro de la fotografía en Chile?

MS: En Chile hay un nicho de creación fotográfica muy sólido a niveles internacionales. Se está desarrollando una escena de discusión y debate fotográfico que ha permitido formar a grandes creadores de imagen. En este escenario se hace muy relevante la formación y consolidación de este programa, que pone sobre la mesa la discusión fotográfica, permitiendo un avance importante y de buen nivel académico y profesional.

FR: Hacer fotografía en Chile es difícil, y mucho más estudiar, pero a pesar de eso, hay demasiada gente pensando, creando y haciendo cosas por la fotografía, y es algo que me parece muy valorable ya que las condiciones que viven los artistas en el país son extremadamente adversas. Creo que el futuro es esperanzador principalmente por todo el trabajo independiente y autogestionado que se está generando y por planes de estudio como este Magíster; espacios de discusión, reflexión y creación que provocan un crecimiento en todos los frentes que se mueve y desarrolla la fotografía.

Crédito imágenes:
Revista Atlas agradece a los alumnos del Magíster por la facilitación de los registros.